Hola bailones y bailonas:

Empezamos febrero con un baile de la familia del tango, la Milonga, que es más rápido y desenfadado y con piezas más cortas.

Antes de que apareciese el Tango, existía la Milonga Campera o campesina. Ésta era una música rural, con influencias de danzas criollas y europeas llegadas a Buenos Aires y Montevideo.

Tiene semejanzas con otros ritmos como la chamarrita, el choro, el candombe y la habanera. La milonga campera integra la expresión campesina de la Pampa, de viejo arraigo, inicialmente cantada, aunque luego tuvo coreografía y que aportó elementos al primitivo tango, tanto en lo musical como en el baile. Cuando nace el tango, aproximadamente en 1880, la milonga campera era el género más popular en las zonas arrabaleras del Río de la Plata.

Aunque la aportación de la milonga al baile del tango fue mayor hacia 1900, para «adecentar» al tango y poderlo bailar más allá del ambiente prostibulario y se creó un tango «amilongado», llamado Tango-milonga, con un ritmo muy vivo, que impedía el roce de los cuerpos y que se bailaba sin cortes ni quebradas, que eran las figuras más características y eróticas del tango prostibulario. 

Hacia 1931 aparece un nuevo estilo llamado «milonga ciudadana». Este nuevo estilo de milonga fue creado por Sebastián Piana (música) y Homero Manzi (letra), con la pieza «Milonga sentimental», que pasará a la historia como la primera milonga moderna o ciudadana. La campera no desaparecerá, pero quedará reducida a una expresión del folclore rural.

La nueva milonga se crea en las ciudades y será más ligera que la milonga campera, asemejándose a un tango rápido. Las letras y la instrumentación musical son similares a las del tango.

Durante las décadas de los 30 y 40, se va creando una coreografía propia de esta milonga, que mezcla pasos y figuras del tango de la época, con elementos nuevos y variaciones de los existentes, que se acoplan mejor al rápido ritmo milonguero. Esta coreografía es la que ha perdurado hasta nuestros días.

Por lo tanto, si bien es verdad que la milonga campera influyó mucho en la creación del tango, también lo es que la milonga que bailamos hoy, es hija del tango.

Esperamos que os guste este baile que no sólo es un placer bailarlo si no también es una delicia para los oídos.